Cómo bajar los anticuerpos contra la tiroides

En esta entrada he sintetizado las instrucciones básicas y más importantes para practicar, de cara a bajar los anticuerpos.

Los anticuerpos contra la tiroides experimentan incrementos y decrementos a lo largo de la vida en función del estilo de vida de cada persona, antecedentes familiares de tiroiditis inmunitarias, consumo de cigarrillos, sobrepeso, cambios de residencia…

Este protocolo es general, no considera las características y preferencias de cada persona. En algunos individuos, es probable que algunas indicaciones necesiten variarse y otras reforzarse encarecidamente para notar resultados satisfactorios.

Hacer todo al pie de la letra no te garantiza que los anticuerpos vayan a disminuir. Añado, que puedes notar que tus niveles de anticuerpos han disminuido notablemente pero sigues estando en situación de hipotiroidismo y dependiente del fármaco.

¿Qué niveles determinan una disfunción tiroidea? No lo sabemos. He ayudado a personas con niveles de anticuerpos TGB y TPO en 800 o 1000 y estaban eutiroideas y otras personas con anticuerpos levemente superiores al rango máximo y presentaban claros síntomas de hipotiroidismo.

Por tanto, conviene abrir la mente y estudiar todos aquellos condicionantes que estén repercutiendo negativamente en la salud tiroidea. Algunos son más relevantes y cruciales. Es decir, antes de evitar consumir soja o cacahuetes procura abandonar el tabaco, las pizzas del fin de semana o aumentar la calidad de tus horas de sueño.

Tampoco sirve suministrar selenio o zinc si tus niveles de vitamina D o folato son muy bajos. Trabaja de manera integral y no por partes. El cuerpo es un todo.

Me encuentro diariamente con estas situaciones y no podemos ignorar la realidad. Los mejores resultados para bajar anticuerpos se obtienen cuando cuidas todos los detalles. Habrá personas que reduciendo sus niveles de estrés notarán mejoría y otras que tendrán que evitar hasta cocinar con agua de grifo para que el funcionamiento de sus hormonas tiroideas sea óptimo.

A continuación dejo la guía para bajar los anticuerpos contra la tiroides.

Guía para bajar anticuerpos TGB, TPO, TRAB e inmunoglobulinas estimulantes de la tiroides

Respecto al estilo de vida:

  • Mantener un horario de sueño regular, unas 8 horas seguidas, siempre en la noche y sin usar medicamentos ni suplementos.
  • Practicar ejercicio 4 o 5 veces en semana vigoroso, estimulante y encaminado al desarrollo de masa muscular.
  • Organizar tus menús de comidas cada semana, donde no quede lugar a la improvisación.
  • Gestionar los focos de estrés en pro de disminuir la carga emocional y la tensión en la medida de lo posible. La salud es prioritaria al trabajo, al menos si quieres conseguir lo que propone esta guía.
  • Abandonar el consumo de bebidas alcohólicas y cigarrillos.
  • Prescindir de cualquier tipo de medicación que no sea obligatoriamente necesaria para el mantenimiento de tu salud. No pienses en tu metformina o en la pastilla para la tensión. Piensa en analgésicos, opioides, hipnóticos, estimulantes y diuréticos. Con el tiempo podrás quitarte también las que están intentando equilibrar de forma artificial tu salud.
  • Alejarte de las tendencias, personas, modas y corrientes que te acerquen o inviten a no cumplir los puntos anteriores.

Todo esto suena repetitivo, lógico y predecible, por supuesto. La cosa es que es aquí donde se falla más. Si no respetas esto no esperes que un suplemento de selenio o Aswaghanda vaya hacer mucho en tu organismo. No lo hará porque las bases no se están respetando.

Ahora vamos con el apartado nutricional:

  • Abandonar el consumo de lácteos, granos, cereales y semillas. Especialmente las siguientes: trigo, maíz, leche de brick, queso, soja, cacahuetes, judías, anacardos, arvejas, chocolate y pipas de girasol. Vigilar bien las etiquetas de los alimentos ya que las carnes porcinas envasadas contienen estos ingredientes en su composición como añadidos. Recordar que de nada sirve quitarte el pan y la leche si el fin de semana te comes una pizza o te tomas 8 pelotazos durante la noche. Congruencia en tus acciones.
  • Evitar el agua de grifo.
  • No abusar de pescados depredadores: atún, pez espada, cazón, lubina, bonito, tintorera. Apostar por los pequeñitos y blancos (boquerones, caballa, sardinas, bacalao, dorada, merluza). Si la acumulación de metales pesados en el cuerpo es pequeña, se pueden tomar más a menudo los pescados. Si los niveles de mercurio, arsénico, plomo o aluminio son elevados y están dando problemas (nódulos tiroideos) hay que suspenderlos todos una temporada hasta bajar la toxemia metálica.
  • Minimizar todo lo posible el consumo de carnes rojas y más si hay inflamación intestinal.
  • Consumir huevos de manera frecuente, en tortilla o revueltos con verduras. Si hay hipercolesterolemia familiar los huevos deben ser ecológicos y suplementar la dieta con vitamina C (500 mg) y niacina (100 mg).
  • Incluir como fuentes de proteínas a las carnes magras y de caza: pollo, pavo, pato, codorniz, conejo, buey.
  • Como fuentes de hidratos de carbono las más abundantes deberían ser las frutas y hortalizas de temporada y típicas de tu región. Especialmente zanahorias, patatas, calabazas, cebollas, ajos, pimientos y tomates. Si hay artritis se deberían evitar las solanáceas (berenjena, pimiento, patata y tomate). Se pueden tomar en forma de jugos pero no de zumos. Evita los zumos de frutas o macedonias por su efecto hiperglucémico. Las frutas bien lavadas y apostar por arándanos, granadas, frambuesas, sandía, papaya y manzanas. Los cítricos como las naranjas y limones podrían caerle mal a tu tiroides. Depende de la persona.
  • Consumir vegetales frescos bien lavados y preferiblemente crudos. Si son del grupo de las brasicáceas (brócoli, repollo, coliflor, lombarda) hay que cocerlas un poquito. Contienen bociógenos, reducen la captación de yodo. Si tu dieta es rica en yodo (sal yodada, pescado, marisco, té, acelgas, judías verdes) no hay problema ninguno en consumirlas. El jugo de repollo es muy efectivo contra los parásitos estomacales.
  • Incluir varias veces en semana ajos y cebollas crudas en ensalada. No sólo porque nos ayudan contra los parásitos, si no por su contenido en cisteína. Nos ayuda a producir glutatión y frenar la acción prooxidante del peróxido de hidrógeno en la tiroides.
  • Los frutos secos ligeramente tostados son muy nutritivos especialmente en zinc, magnesio y selenio. Es la alternativa para las personas que no puedan consumir marisco. Las nueces de macadamia y las almendras. Pocas cantidades. Algunos expertos no los aconsejan porque pueden subir la TSI. Yo personalmente considero que nos traen más beneficio que perjuicio y mientras no se tomen en cantidades muy grandes, se mastiquen bien y no estén fritos, van a aportarnos muchas ventajas.
  • El marisco es el alimento ideal, ya que aporta todo lo que necesitamos para formar hormonas tiroideas en buena cantidad. Es el santo y seña contra el hipotiroidismo rebelde ya que nos proporcionan: selenio, zinc, cobre, cromo, hierro, tirosina, metionina, yodo y grasas insaturadas como ningún otro alimento. El problema es que suelen traer también una buena cantidad de arsénico orgánico (menos tóxico que el inorgánico). Si hay hipertiroidismo se debe evitar consumirlo. Lo ideal es un equilibrio. No todos los días pero sí cada 10 o 12 días incluir 100 o 200 gramos de gambas, cigalas, coquinas o berberechos. Para asegurar una bajada de anticuerpos contra el receptor de la TSH y la TGB que estén ocasionando problemas, es preferible evitarlo e introducir los micronutrientes en forma de suplemento. Depende de la persona.
  • Aceites vírgenes deben tomarse a diario. Es la fuente de Omega 3 y Omega 9 más accesible para la población, no por ello la mejor. El de oliva es el más recomendado.

Esta parte es la más importante después del estilo de vida. Por último la suplementación para bajar anticuerpos. Esta última es la menos importante y donde todo el mundo se concentra. Repito y soy insistente en este detalle. Respeta las bases por favor antes de complementar. No sirven los suplementos si no se respetan las bases. Es más, van a funcionar mucho mejor si las bases están trabajadas.

Personalmente, procuro cubrir todo a través de la alimentación. En función de la persona es cuando podría ser inteligente introducir complementos. Estos van destinados a bajar los anticuerpos no a mejorar la conversión periférica a T3. Pueden hacerlo también por supuesto. Los recomendados para bajar anticuerpos son los siguientes:

  • Selenio. Es uno de los más relevantes. No porque mejora la conversión a T3 si no que reduce el daño contra la tiroides y nos protege del peróxido de hidrógeno que usa la TPO para yodar tiroglobulinas.
  • Zinc. Raro que haya déficit pero si tu dieta era muy alta en glúcidos y baja en pescados, frutos secos, carnes magras y verduras puede que haya que reforzarlo. Es un cofactor de las selenoproteínas para formar T3 pero además permite que nuestro sistema inmunitario trabaje de forma organizada y que la superoxido dismutasa neutralice los radicales libres que atacan a los tirocitos.
  • Vitamina D. Con exposición al sol tendríamos la necesaria. Mirar sus niveles antes de suplementar. La vitamina D necesita ser convertida en calcifediol (reserva) y calcitriol (activa). Yo no recomiendo su suplementación salvo en zonas o temporadas de poco sol. Se obtienen mejores resultados reforzando el trabajo hepático y cuidando el riñón ya que son los sitios donde se hidroxila. Es clave para modular la inflamación.
  • Ácido alfa-lipoico. Colabora con el hígado para frenar el estrés oxidativo y mantiene las reservas de glutation.
  • Vitamina C. Junto al ácido úrico y la vitamina E es uno de los antioxidantes más importantes de la sangre. Para bajar los anticuerpos hay que expulsar todos los tóxicos del cuerpo. Además nos ayuda a reforzar el tejido tiroideo por fomentar la síntesis de colágeno.
  • Acetilcisteína. Es un poderoso mucolítico que facilita la eliminación de tóxicos por las vías respiratorias. puede degradar las paredes bacterianas que se aglutinan y acumulan en los bronquios y el epitelio intestinal. Ayuda a reponer los depósitos de glutation y es muy recomendable si vienes de polimedicación o eres fumador/a.
  • Niacina. Con el fin de sustentar las reacciones de oxidación y reducción. Protege a nuestro colesterol de la oxidación y promueve la síntesis de HDL. Protege a la TPO  del daño de las inmunoglobulinas.
  • Folatos. Mirar niveles antes de suplementar, por supuesto. Es útil combinado con B6 para reforzar las reacciones de metilación en el hígado. Repito, para bajar anticuerpos tenemos que eliminar tóxicos y evitar que estos entren al organismo.
  • Melatonina. Es un suplemento concebido como hipnótico natural pero a mi me gusta por su poder antioxidante. Con este propósito en dosis de 1 mg antes de dormir son suficientes.
  • Jugos de zanahoria. Los podemos hacer caseros. Con extractor de jugos. Antes de empezar con los cambios dietéticos sugiero de manera vehemente que te tomes la molestia de practicar el protocolo 5×5 con jugos de zanahoria. 5 vasos de jugo de zanahoria durante 5 días habiendo previamente eliminado lácteos, granos, cereales y semillas. Es muy útil para desembarazarnos de larvas enquistadas en el colon, de cándidas sobrecrecidas, nemátodos muertos, bacterias aglutinadas que están robando hierro y triptófano, etc. Los parásitos pueden ser los responsables de la inflamación.

Esta guía es general, no aplica para casos individuales donde hay que personalizar y valorar otras alternativas.

Si deseas una valoración o estudio de tu caso personal, puedes contactarme en contacto@elrincondelsano.com

Procura acompañar un perfil tiroideo reciente con los análisis pertinentes, recogidos en esta web para que tenga toda la información posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.