Propiltiouracilo PTU Tirostat

Otro de los antiroideos recetados para el tratamiento del hipertiroidismo es el Tirostat, cuyo principio activo es el propiltiouracilo.

Su mecanismo de acción es similar al metimazol aunque difiere de éste en su farmacocinética. La vida media es menor y su unión a proteínas plasmáticas es más intensa.

El propiltiouracilo desencadena un bloqueo en la acción de la Tiroperoxidasa (TPO) impidiendo la oxidación del yoduro a su forma atómica. Es capaz de ejercer un efecto supresivo en la conversión perfiférica de T4 a T3 en el hígado. Con más fuerza que metimazol y carbimazol. Debido a esto su toxicidad hepática es más preocupante y la aparición de efectos adversos también.

Estos medicamentos tienen un gran riesgo de llevar a un hipotiroidismo inherente. Su respuesta es muy subjetiva y dependiendo de la reserva intratiroidea de cada individuo se podría necesitar en cuestión de semanas acompañarlo de una baja dosis de Eutirox.

Como he comentado, desaconsejo su utilización porque nos llevan a un extremo, nos sacan de la homeostasis que busca el propio organismo.

Es de vital importancia comprobar los anticuerpos TRAB contra el receptor de la TSH. En presencia de estos anticuerpos, si hay un nivel alto, la estimulación de la glándula tiroides va a ser enorme y la única forma de frenar la liberación de hormonas tiroideas a la sangre es con medicamentos.

Si no se consigue la remisión de los síntomas hipertiroideos, sobre todo la diarrea, el nerviosismo, una agresiva respuesta simpática en los primeros meses muchos clínicos directamente optan por usar el uso de yodo radioactivo.

Los antitiroideos como el propiltiouracilo usados de forma crónica (más de 3 meses) pueden conseguir en casi un 50% de los casos que las crisis hipertiroideas y las tormentas de hormonas tiroideas cesen durante mucho tiempo. En muchas ocasiones este acontecimiento puede venir antes.

El propiltiouracilo debido a que pasa poco tiempo trabajando en nuestro cuerpo, ni siquiera dos horas, debe suministrarse 3 veces al día. Las dosis de 50 mg son las mínimas y convenientes pero recuerda que es muy tóxico. Conviene chequear transaminasas, que salgan altas es motivo para retirarlo. Asimismo reforzar el trabajo hepático con zinc, cisteína, B6 y ácido alfa lipoico con el fin de lidiar con los tóxicos derivados del medicamento.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.