Tiroiditis de Hashimoto

El hipotiroidismo de Hashimoto es la causa más frecuente de hipotiroidismo primario en los países desarrollados. Se caracteriza por una tiroiditis con bocio o sin bocio en la que hay una marcada y elevada acción de anticuerpos contra la tiroperoxidasa y tiroglobulina principalmente.

Las personas que padecen de Hashimoto pueden tener presentes anticuerpos contra el receptor de la TSH y niveles anormales de inmunoglobulina estimulante de la tiroides.

Puedes tener los anticuerpos altos y nunca desarrollar hipotiroidismo. El organismo intenta compensar el impacto en la producción endógena subiendo la TSH o potenciando la conversión periférica.

Cuando este mecanismo de compensación no satisface la demanda fisiológica de hormona tiroidea que puede ser mayor en algunos momentos de la vida, la persona queda atrapada en un hipotiroidismo subclínico que comienza afectar a su calidad de vida.

Conviene realizarse perfiles tiroideos completos con frecuencia aunque aparentemente todo funcione bien. El hipotiroidismo subclínico puede estar incentivado por otros factores como poliartritis reumatoide, diabetes, resistencia a la insulina, anemia ferropénica, hepatitis, mononucleosis infecciosa o cáncer. Conviene descartarlos antes de dar el diagnóstico.

Llega un momento donde la reserva de T4 queda tocada, es aquí cuando el hipotiroidismo de Hashimoto queda instalado en el cuerpo y se inician multitud de cambios en el cuerpo. Todos estos cambios suelen venir por ausencia de hormona tiroidea, como la caída del cabello, el cansancio, retención de líquidos, estreñimiento, dificultad en el retorno venoso, intolerancia a la digestión de lípidos, tasa metabólica basal disminuida, dificultad para incrementar de masa muscular…

Cuando hablamos de Hashimoto, el hipotiroidismo viene provocado porque los anticuerpos perjudican la síntesis de hormonas tiroideas no por falta de yodo. Normalmente en estas personas la ingesta de yodo está bien cubierta y su organificación dentro de la glándula también.

Esta clase de hipotiroidismo es irreversible según la literatura, aunque estrictamente hablando, si se consiguen dejar los anticuerpos en valores negativos o cercanos a 0, la función y síntesis de la glándula tiroides se puede recuperar. La realidad es que este acontecimiento es muy difícil que suceda, por tanto, se nos vende la idea de que el hipotiroidismo de Hashimoto no tiene cura y siempre tendremos que tomar Eutirox.

Personalmente, añado que mientras los anticuerpos sigan altos, está claro que el tratamiento es vitalicio.

Cada persona responde de forma diferente a los niveles altos de anticuerpos. Como norma general, si no se corrigen, cada año que pasa se aumenta el riesgo de desarrollar un Hashimoto. Insisto, hay una gran cantidad de personas que viven con anticuerpos elevados y su función tiroidea está intacta.

El tratamiento de esta enfermedad es el Eutirox, hormona T4 sintética que emula y copia las mismas acciones que la que produce nuestro organismo. Eutirox cubre la falta de T4, nos ayuda a normalizar los niveles de TSH y puede frenar la subida de anticuerpos. Los anticuerpos contra la tiroglobulina pueden seguir altos o incrementarse con el uso de Eutirox.

Muchos síntomas derivados de la mala actividad de la T3 en tus células, los médicos intentan taparlos con antidepresivos, antihipertensivos, estatinas, analgésicos… No te dejes llevar por las circunstancias y te hipnotices con la consecuencia. Pide a tu endocrino que te valore nuevamente, profundice su visión en los análisis añadiendo más valores como la T3 Libre, yodo proteico, T3 reversa, prolactina, cortisol en saliva…

La sobre medicación viene porque te están tratando mal no porque tu hipotiroidismo haya empeorado o la edad te esté castigando.

Si deseas encontrar más información sobre los anticuerpos y cómo bajarlos de forma natural sugiero visitar el protocolo para bajar los anticuerpos.

3 Respuestas

  1. mayo 9, 2022

    […] Tiroiditis de Hashimoto […]

  2. mayo 15, 2022

    […] Tiroiditis de Hashimoto […]

  3. mayo 15, 2022

    […] Tiroiditis de Hashimoto […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.