Sumial – Propranolol

En la práctica clínica uno de los medicamentos más populares para el tratamiento de las arritmias es el Sumial (propranolol). Es un fármaco que destacó en sus inicios para el tratamiento de la angina de pecho y en la actualidad se le usa con frecuencia para lidiar con las consecuencias de la tirotoxicosis que acompaña a las personas hipertiroideas.

Sumial es un antagonista de los receptores beta-adrenérgicos. No es selectivo e interactúa con los Beta 1 y Beta 2. Su efecto farmacológico se da especialmente por el bloqueo sobre los receptores Beta 1, el principal objetivo del medicamento.

A causa de esta acción, se opone a las acciones de la hormona T3. La T3 estimula la expresión de receptores beta al alza y promociona el inotropismo y el cronotropismo, es decir, tanto la capacidad contráctil del músculo cardíaco como la frecuencia de contracción. El uso de propranolol interrumpe esta actividad y se reduce el gasto cardíaco.

En la práctica combate las taquicardias, los temblores, la ansiedad y la sudoración derivada de las crisis hipertiroideas. Sumial es útil para bloquear la liberación de renina en las células yuxtaglomerulares y tiene un efecto antilipolítico que minimiza la síntesis de ácido araquidónico. Es un valor añadido que contribuye en el alivio de los dolores de cabeza, presentes desgraciadamente en hipertiroidismo también.

Asimismo, Sumial tiene la ventaja de disminuir la conversión de T4 a T3 en el músculo.

Su escasa vida media, de unas 4 horas, lo hace efectivo para cortos periodos de tiempo. Esta semivida aumenta cuando se suministra de forma crónica, por un aumento en las concentraciones de sus metabolitos que comparten también sus propiedades farmacológicas, aunque con menos duración.

El problema del principio activo de Sumial es que se absorbe bastante mal. Esta biodisponibilidad obliga a que se tenga que suministrar en dosis moderadas. Las de 10 o 20 mg podrían resultar insuficientes si el hiper pega fuerte.

Sumial es un arma de doble filo. Su bloqueo sobre los receptores beta genera una adaptación compensatoria al alza de nuevos receptores de membrana que está mediado por las acciones de la T3 en el núcleo. Este cambio fisiológico está exagerado en personas con hipertiroidismo, por tanto, si se ha estado tomando Sumial durante meses, no se puede dejar de golpe. Si viene una crisis hipertiroidea de nuevo podría ser 3 o 4 veces más fuerte que antaño.

Tiene el inconveniente de que es un medicamento susceptible de abuso. Muchas personas, mujeres sobre todo, con desarreglos en el ciclo o trastorno disfórico premenstrual que padecen hipertiroidismo y trastornos del ánimo, se acostumbran al uso de Sumial aunque no lo necesiten y lo mantienen en su tratamiento independientemente de si el hipertiroidismo está dormido o apagado por los antitiroideos.

Sumial no remite el hipertiroidismo, solamente sirve de ayuda para gestionar y lidiar con los síntomas derivados de la hiperactivación simpática. Para conseguir una remisión se tiene que acompañar con metimazol o carbimazol. Sumial es una herramienta puntual y estratégica.

Muchos deportistas y artistas usan este medicamento para disminuir la ansiedad somática que se produce antes de una competencia importante como dar una charla en público, tocar en un teatro o hacer una entrevista de trabajo. La trampa de Sumial es que cada día que pasa mientras se toma te sientes más a gusto con él. La dependencia psicológica es enorme. Cuando lo dejas, por mecanismos compensatorios, cualquier estrés o pico de ansiedad te altera significativamente.

Las tirotoxicosis, por un excedente de T3, azotan duramente la estabilidad emocional, se confunden con crisis de ansiedad, ataques de pánico, pensamientos obsesivos… Muchas personas se inclinan por el consumo de cigarrillos o alcohol para aliviar sus síntomas. El abuso de estas drogas sobrecarga al hígado de trabajo, aumenta la hipertensión portal y la resistencia periférica.

El uso de Sumial en personas alcohólicas y fumadoras que sufren hipertiroidismo tiene un efecto protector al actuar sobre este punto.

La parte positiva es que su uso no fomenta el hipotiroidismo y tampoco tiene un impacto negativo sobre los anticuerpos.

Referencias:

https://www.revespcardiol.org/es-documento-consenso-expertos-sobre-bloqueadores-articulo-13070510

https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2340-98942017000400002

https://www.elsevier.es/es-revista-revista-mexicana-oftalmologia-321-articulo-uso-sistemico-propranolol-el-tratamiento-X0187451911907611

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.