Enfermedad de Graves

Otra de las incidencias más comunes en la población actual es la enfermedad de Graves. Es el hipertiroidismo más popular, de carácter autoinmunitario con presencia de anticuerpos contra los receptores de la TSH, anticuerpos contra la TPO y presencia de inmunoglobulinas estimulantes de la tiroides (TSI).

La enfermedad de Graves suele provocar una liberación desproporcionada de hormonas tiroideas a la sangre. Cuando la concentración de T3 sobre todo es grande hablamos de tirotoxicosis. Este excedente interactúa con tejidos musculares, nerviosos y viscerales facilitando la aparición de palpitaciones, taquicardias, diarreas, irritabilidad, ansiedad, caída agresiva del cabello, desórdenes del ciclo menstrual, hiperestrogenismo…

Como pasa con Hashimoto, cuando hablamos de Graves nos referimos a anticuerpos. Estos son los que están desencadenando una excesiva producción y excreción de hormonas tiroideas.

El organismo para compensar rompe el estímulo hipotalámico. Se suprime la síntesis de TRH y asimismo de TSH. Esto puede ser insuficiente, ya que hay inmunoglobulinas tipo G sobre todo estimulando la glándula a través del receptor de la TSH.

Otros casos de hipertiroidismo involucran daño al tejido tiroideo. Esto ocasiona infiltración de monocitos y macrófagos al coloide que revienta y suelta todo el yodo, monoyodotirosinas y T3 de su interior.

Los receptores beta adrenérgicos son muy sensibles a la acción de la T3. Se puede alimentar este problema con cortisol, necesario para que la T3 trabaje bien. Por eso es importante chequear la ACTH si tienes enfermedad de Graves.

Las taquicardias es el síntoma por excelencia que peor se tolera junto a la ansiedad y las diarreas. Las dos últimas aparecen en tirotoxicosis. Las palpitaciones pueden ser recurrentes durante el día y tener que tratarlas con betabloqueantes.

El uso de Nebivolol o Propranolol es muy efectivo contra las taquicardias, además pueden ralentizar la conversión de T4 a T3 en tejidos musculares.

La enfermedad de Graves es reversible mientras se trabaje contra los anticuerpos que revolucionan la función endocrina de la tiroides. Si esta parte no se trabaja, el remedio es usar Metimazol o Propiltiouracilo. Dos medicamentos para envenenar nuestra sangre y nuestra tiroides. En el mejor de los casos consiguen la remisión del hipertiroidismo en unos meses sin recidiva.

Lamentablemente, con el uso de antitiroideos podemos pasarnos a un hipotiroidismo. Al médico le interesa más esta situación, más fácil de tratar y menos preocupación para él. Resulta sorprendente pero algunos incluso te intentarán convencer de los beneficios que trae para tu salud, porque el hipertiroidismo te puede infartar y producirte osteoporosis. Cualquier cosa menos tratar como se debe. Les da urticaria si tienen que pedir análisis adicionales distintos a los de rutina.

El tratamiento de la enfermedad de Graves es muy pobre. Es una auténtica tristeza la dejadez en consulta y por esto mismo cada vez hay más casos y más personas sin tiroides. Cuando un hipertiroidismo de Graves se trata mal, lo habitual, al final te tienen que extirpar la tiroides. Algo totalmente innecesario salvo que haya cáncer o nódulos tiroideos malignos.

Dicho esto, ante tal dejadez y vergüenza, tendrás que preocuparte tú mismo/a por tu tiroides. Insiste en pedir anticuerpos TRAB, TSI, prolactina, anticuerpos transglutaminasa, Inmunoglobulinas tipo G y E, eosinófilos, proteína C reactiva, cultivo de heces y ACTH. En un laboratorio especializado, pide un análisis de metales pesados.

Si prefieres seguir el procedimiento tradicional y basarte en TSH y T4, te deseo la mejor suerte del mundo. La vas a necesitar. Sugiero revisar el post sobre protocolo para bajar anticuerpos.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. mayo 10, 2022

    […] Enfermedad de Graves […]

  2. mayo 15, 2022

    […] Enfermedad de Graves […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.