Eutirox y Synthroid – Levotiroxina exógena

La hormona T4 exógena conocida como levotiroxina sódica o comercialmente como Eutirox y Synthroid es la terapia sustitutiva que recibimos en casos de hipotiroidismo o tiroidectomía.

La medicación es la herramienta con la que el médico cubre la carencia o falta de hormona tiroidea que le falta al organismo para funcionar bien.

En la mayor parte de los casos de hipotiroidismo, exceptuando extirpación de la tiroides, el problema viene porque las hormonas tiroideas no están funcionando correctamente y no porque la glándula tiroides no esté produciendo suficiente.

Nos dejamos llevar por la ilusión de que la T4 solucionará nuestros problemas. Eutirox solamente aporta T4 pero el trabajo importante es convertir esta T4 en T3 en los tejidos periféricos.

Muchas personas necesitan dosis enormes de levotiroxina sódica para apagar los síntomas de su disfunción tiroidea. Saturar los niveles de T4 puede funcionar en algunos casos, en otros simplemente da un poco de impulso para seguir arrastrando los problemas de salud que conlleva una carencia de T3.

Se aconseja tomarla al menos 45 minutos antes de cualquier comida y alejarla 4 horas al menos de otros medicamentos como las estatinas, la metformina, el sulfato ferroso, los anticonvulsivantes o antidepresivos.

Una vez tomada la medicación, disponemos de unas 4 horas aproximadamente para que se absorba correctamente. Si se dificulta esta absorción la cantidad de hormona tiroidea que absorbemos se reduce y con ello minimizamos el ratio de conversión a T3.

Hay muchas personas que aunque no cuiden este detalle, no tienen problemas y llevan su tratamiento estupendamente. A pesar de que su desayuno sea alto en grasas, incluya soja o cafeína. La poca o mucha levotiroxina que absorban les es suficiente para gestionar su hipotiroidismo. Esto se explica porque la conversión a T3 es buena.

Asimismo la resistencia a la hormona tiroidea a nivel celular es mínima. La T3 entra al citoplasma, llega al núcleo y trabaja progresivamente en busca del equilibrio y la homeostasis.

Los más desafortunados/as tendrán que vigilar bien la toma de la medicación y alejarla de la comida y otros medicamentos.

Eutirox se puede tomar en la noche perfectamente, a muchas personas les va mejor este horario porque no se entorpece su absorción.

La vida media de la T4 ronda los 4-5 días aproximadamente, aunque se insista en tomarla a la misma hora del día para no interrumpir su función se puede variar. Tienes que estudiar tus ritmos circadianos, tu alimentación y el idioma de tu cuerpo. El cuerpo nos habla y nos dice como se siente.

Al igual que se puede personalizar el horario de la toma de Eutirox puedes personalizar la cantidad que tomas dependiendo de la época del año y tus circunstancias.

A muchos médicos no les entra en la cabeza todavía que las necesidades de hormonas tiroideas pueden variar. Especialmente si hay cambios de hábitos importantes, si se introduce un nuevo medicamento que interfiera con la absorción del Eutirox o si se baja o sube de peso.

Por ejemplo, si estás estable con 50 microgramos de Eutirox y de repente quieres apuntarte al gimnasio para aumentar tu masa muscular es posible que necesites una dosis mayor al cabo de unas semanas. Sobre todo si tienes mucha inflamación o tu conversión a T3 es mala. También de si tu reserva de T4 intratiroidea es pequeña.

Posteriormente en cuanto vayas perdiendo grasa y aumentando masa muscular seguramente haya que bajarla a 50 microgramos otra vez, porque la conversión se ha mejorado y la inflamación se ha reducido gracias al impacto positivo que tiene el tejido muscular sobre tu entorno hormonal.

Otro caso sería si estamos con 100 microgramos de Eutirox y en 3 meses perdemos 15 kilos de peso. Es probable que la medicación sea alta en relación a tus necesidades y tengas exceso de hormona tiroidea. Si tu conversión periférica es mala quizás no lo notes pero si es al contrario te pasas a un hiper en algunos momentos del día.

Es fundamental que haya visitas periódicas al endocrino para comunicarle nuestras preferencias y sentimientos. De este modo el clínico podrá modificarnos la dosis de forma correcta.

La toma de anticonvulsivantes y benzodiacepinas acelera el reciclaje de hormonas tiroideas y su conjugación, la dosis de Eutirox es posible que tengas que subirla.

Si tus niveles de T3 reversa son altos al comenzar el tratamiento, es probable que necesites más hormona tiroidea o la acompañes de Liotironina. La T4 no te baja la T3 reversa.

Si tus niveles de cortisol son bajos y sufres fatiga adrenal, la T4 agrava el problema y potencias el cansancio.

NO OLVIDES ESTO: La T4 no es tu tratamiento, es parte de tu tratamiento. Tenemos que trabajar todas las patas de la mesa.

Las fórmulas de Eutirox que se venden en España actualmente ya están libres de lactosa y con ello se ha conseguido optimizar su aprovechamiento en algunos intestinos delicados.

Resulta sorprendente pensar que el tratamiento con levotiroxina es de por vida y mientras haya presencia de anticuerpos lo será seguramente, si hablamos de un Hashimoto, que es el hipotiroidismo más frecuente.

Si se consiguen suprimir los anticuerpos y retornar sus niveles a 0, se puede reducir la dosis de Eutirox a 25 o 20 microgramos. Pues ya no hay barreras e impedimentos que frenen la producción endógena. Algunas personas incluso pueden suspender su tratamiento después de años porque tanto su glándula tiroides como la conversión a T3 es saludable y óptima.

Estos acontecimientos son poco probables pero sí reales. La suspensión debe hacerse de manera estratégica y durante varias semanas se pueden experimentar síntomas de hipotiroidismo hasta que la hipófisis y el hipotálamo se liberen de la cadena farmacológica que presentaba la toma de Eutirox.

Si te han extirpado la tiroides, obligatoriamente necesitas terapia sustitutiva de forma vitalicia.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.